O Rural Quere Xente (libre, consciente y feliz)

por | 22 marzo, 2016

II-xornadas-rurais-en-Negueira-de-Muñiz-LugoO Rural Quere Xente podría definirse como una confluencia informal de personas que defienden la vida en el mundo rural como una alternativa válida, vigente y, sobre todo, con futuro, porque, precisamente, su trabajo está encaminado a favorecer que así sea.

Nació por casualidad, a partir de dos personas que coincidieron en varios mercados y ferias y que decidieron que podrían organizarse para compartir conocimientos y dificultades y aunar fuerzas para defender intereses comunes. A partir de ahí, organizaron unas primeras Xornadas Rurais, en 2013, pensadas para abordar cuestiones del rural de cualquier índole, ya más allá de sus inquietudes personales. Luego, decidieron crear una red, y así nació este proyecto.

Uno de los aspectos más interesantes de O Rural Quere Xente es que no se dirige solo a colectivos, sino también a particulares. Cualquiera que esté involucrad@ o tenga interés en un proyecto relacionado con el campo puede encontrar aquí una plataforma donde exponer sus inquietudes, compartir sus ideas y, en definitiva, contribuir a crear una sinergia con la que lograr hacer de la vida en el rural una experiencia productiva y gratificante, construida entre tod@s, desde abajo.

La red presenta dos líneas de actuación fundamentales. Una de ellas es formativa, destinada a compartir conocimientos de todo tipo para lograr una vida de calidad y con conciencia, en el rural. La otra está orientada a pensar estrategias de actuación para las múltiples cuestiones y obstáculos que se puedan ir presentando. Ambas facetas se dan tanto en los encuentros de la red como en su foro, donde siempre hay distintas líneas de debate abiertas a quienes quieran enriquecerlas.

Para estar al tanto de lo que hacen, tanto física como virtualmente, hay que suscribirse a su web. Para quienes no estén familiarizados con el software libre, voy a advertir, por si acaso, que cuando Google indica que la página no es segura es solo porque no reconoce el certificado que utiliza, dado que es autoasignado, no porque sea peligrosa. Esto hay que ignorarlo e ir a la pestaña en la que se indica “opciones avanzadas” y luego pulsar sobre “Acceder a www.oruralquerexente.net (sitio no seguro)”. Ningún pirata te está atacando, no te preocupes.

No obstante, además de la suscripción, es muy recomendable que quien que tenga curiosidad por indagar más en los vericuetos de esta red se pase por alguno de sus encuentros. Es allí donde realmente se van gestando sus líneas de trabajo, sobre la marcha, en función de lo que vayan aportando sus asistentes.

En un principio, se celebran dos xuntanzas principales al año, en invierno y en verano. Para asistir a cualquiera de ellas es necesario hacer una inscripción previa, por la lógica obvia implícita en la logística. La programación suele incluir talleres de todo tipo y son l@s propi@s participantes quienes los proponen y se ofrecen para impartirlos. Allí se puede aprender a cultivar setas, a elaborar pomadas a base de hierbas, técnicas de bioconstrucción, de agricultura ecológica… Y siempre hay temas de debate (legales, organizativos, educativos…) donde se puede participar en la construcción de estrategias que beneficien al común. Todo esto, sin olvidar el espacio reservado para el ocio (conciertos, etc.).

Las jornadas suelen prolongarse durante un fin de semana (de viernes a domingo) y se celebran en lugares diferentes a lo largo de la geografía gallega. Al final de cada encuentro, se convoca una asamblea abierta para organizar la siguiente edición y, por lo general, ya se sale con un sitio que alguien ofrece para acogerla.

Hasta el momento, siempre les han cedido espacios apropiados para juntarse. El último, que tuvo lugar en Xixirín, del 11 al 13 de marzo de este año, fue en una casa cedida por el cura de la parroquia, al lado de la iglesia. Así que, tod@ el que esté interesad@ en participar en alguna de estas jornadas y tenga un lugar para ofrecer, que se anime a hacerlo, porque el sitio se va a llenar de vida.

Para pernoctar, por lo general, se acude con tiendas de campaña, ya que no siempre hay un lugar cubierto para alojar a tod@s l@s asistentes. Y más, teniendo en cuenta que la participación está creciendo considerablemente con cada encuentro. L@s niñ@s suelen encontrar aquí un espacio de disfrute absoluto, en contacto libre con la Naturaleza, por lo que mucha gente acude con sus hij@s. Allí hacen amiguit@s y siempre tienen con qué jugar. También puede ser que se solicite que l@s asistentes lleven sus platos o cubiertos. No obstante, en cada convocatoria se dan instrucciones precisas con las pautas a seguir.

Respecto a la organización de las tareas básicas, siempre se puede acudir unos días antes para colaborar en las mismas y existe la posibilidad de apuntarse como voluntari@ para ayudar en lo que haga falta (cocina, limpieza, etc.). Es algo que hay que organizar entre tod@s y, por tanto, toda colaboración es bienvenida. Como se trata de que el coste monetario sea el menor posible, se suele poner un precio de 5 euros por persona para abordar las compras que sean necesarias. Si sobra algo, se guarda para el próximo encuentro. Pero bueno, la cosa ya es bastante ajustada. No obstante, también se sugiere que cada un@ lleve la comida que pueda (productos ecológicos que produzcan ell@s mism@s, por ejemplo).

Para organizar todo esto, se abre una lista en su web en la que cada un@ puede poner lo que va a llevar. Así no se juntan con cien kilos de patatas y se encuentran sin tomates. De la misma forma, abren una lista para compartir coche, reduciendo así los correspondientes costes financieros y ecológicos del evento.

Respecto a la ideología que subyace bajo todo este entramado, aunque no hay nada escrito, sí se comparte cierto imaginario colectivo encaminado, básicamente, al empoderamiento y a la autogestión.

Una maravilla, estos encuentros. Merece la pena pasarse por uno de ellos, al menos, para curarse la curiosidad. No hace falta quedarse allí los tres días. Si un@ quiere, también puede acercarse a alguna actividad en concreto o a echar un vistazo, siempre que se respete el trabajo que allí se está realizando y, ante todo, siempre que vaya con una actitud abierta. Porque lo que es seguro es que no se irá de allí sin haber aprendido algo.

Pero lo más importante, tal vez no sea lo que vas a aprender, sino lo que vas a sentir.

Summary

Deja un comentario