Pero ¿Qué es FairCoop?

por | 8 mayo, 2017

FairCoop no es una cooperativa, pero tiene una cooperativa. No es un banco, pero tiene su propio dinero. No es un Parlamento, pero se autogobierna. Nadie manda y mandan todas. Es un sistema sano, dentro de un sistema enfermo. Un proceso continuo para generar, desde abajo, un espacio socioeconómico de justicia y libertad.

FairCoopLogo
En todo el mundo se están desarrollando numerosos proyectos locales de todo tipo, en los que sus participantes buscan formas de relacionarse diferentes a las convencionales, modos de vida más humanos, pequeños espacios en los que ser un poco más libres y, por tanto, más felices. Buscan un respiro al margen de este mundo loco del capital, dominado por unas élites que ponen a la inmensa mayoría a su servicio, introduciéndola sutilmente desde su nacimiento en una rueda de esclavitud, para muchas consciente y para otras inconsciente.

Todos estos proyectos pueden tener su gracia para el sistema dominante. Al fin y al cabo, son pequeños grupos aislados, integrados por poca gente que, por mucho que se empeñen, es difícil que puedan sobrevivir totalmente sin dicho sistema o hacerle frente, por lo que realmente no suponen una amenaza.

Ahora imagínate que estos proyectos dispersos por todo el mundo se coordinan, intercambian experiencias, suman su conocimiento y desarrollan herramientas para ejecutar acciones comunes con las que ir ganando fuerza propia (empoderándose, en una palabra) y, por tanto, ir restándosela al sistema (al final, “papá sistema” nos necesita más que nosotras a él, pero nos han hecho creer lo contrario. No importa, sólo hace falta despertarse un poco. Sin nosotras, las élites no son nada). Poco a poco, desde abajo, estos proyectos van confomando un lindo oasis autogestionado en medio del arduo desierto de la globalización capitalista. Este oasis, que no está en ningún sitio en concreto y puede estar en todos es lo que significa, para mi, FairCoop.

Pasemos ahora a una explicación más concreta del asunto, para no perdernos de nuevo en el desierto.
Faircoop no es una cooperativa al uso, pero significa cooperación. Se basa en el gran “descubrimiento” que han tratado de ocultarnos durante siglos: que la cooperación en pro del bien común es la llave del bienestar personal. Si todas cuidamos del ecosistema, todas nos beneficiamos. Y nuestra mayor riqueza es precisamente esa. Sólo cuando seamos conscientes de que el arma más poderosa que tiene el sistema se la proporcionamos nosotras, seremos capaces de cambiar nuestras vidas. Su secreto consiste en hacernos creer que nos irá bien si competimos y somos “mejores” que el resto. Esa atomización, que nos mantiene separados, es precisamente la que les da su fuerza. Pero todo eso es una falacia, un vil engaño premeditado.

Esta cooperación nos permite avanzar tan rápido como queramos en el descubrimiento de nuevas herramientas para ser nosotras quienes gestionemos nuestras propias vidas. En FairCoop, esto se hace sobre unas bases éticas que conforman sus principios. El acceso libre al conocimiento (nada de copyrights), la horizontalidad (nadie es más que nadie y todas somos valiosas) y la colaboración sin intermediarios en pro del bien común son algunos de los pilares básicos con los que trabajar para ir conformando un nuevo orden socioeconómico.

Organizar todo esto parece una tarea de gigantes… No obstante, a diferencia de lo que ha ocurrido en otras revoluciones, hoy sí tenemos los recursos para hacerlo: las nuevas tecnologías están a nuestra disposición. Y FairCoop cuenta con un equipo humano de gente muy variada y muy preparada que está haciendo realidad lo que parecía una utopía.

Ahora viene una cuestión clave: ¿por dónde empezar? Muy sencillo. Reflexionando un poco: ¿en torno a qué giran fundamentalmente nuestras vidas hoy en día? Sin duda, en torno al dinero.FairCoinLogo

El dinero es la herramienta básica de la economía actual. Y toda nuestra vida gira en torno a la economía, si la consideramos simplemente como una serie de acuerdos para distribuir los recursos disponibles de forma que satisfagan nuestras necesidades. Parece interesante, entonces, empezar por introducir un dinero diferente, que escape al control de los bancos y los Estados, sobre el que decidamos nosotras y que sirva para gestionar nuestras transacciones siguiendo nuestro propios criterios. Así nace Faircoin (la moneda justa promovida por FairCoop).

En torno a esta moneda justa, se va creando un círculo económico con grupúsculos en todo el mundo, descentralizados pero interconectados, que toma cada día más fuerza. Su dinámica es altamente eficiente: se trata de una estrategia glocal. Organizando su gestión mediante nodos locales (grupos pequeños que atienden a las particularidades de cada lugar) y una plataforma global paralela, el mecanismo facilita el conocimiento de las necesidades locales y la retroalimentación continua entre lo local y lo global, para aprovechar al máximo todas nuestras posibilidades y organizarnos y coordinarnos en todo el planeta. Esto marca diferencias significativas con lo que nos han vendido como la panacea de la globalización. Los resultados de nuestra globalización no tienen nada que ver con los suyos.

A partir de esta breve introducción, el resto es un proceso constante de trabajo que ya ha dado lugar a numerosos avances y herramientas interesantes (que puedes ver en el dibujo), a disposición de quienes las necesiten y compartan los valores de FairCoop.

FairCityLogo1

Si no puedes aguantar la curiosidad y quieres saber algo más de todo esto ya mismo, puedes hacer dos cosas:
1) Contacta con la gente de tu nodo local más cercano
2) O empieza a explorar por ti misma algunas de nuestras webs:
FairCoop  Freedom Coop   Fair to Earth
FairCoin   FairMarket    Use-Faircoin

Si lo prefieres, puedes enviarnos  un correo (redaccioncoruna@gmail.com) y trataremos de resolver otras dudas que se te planteen sobre el tema.

La revolución ya está aquí, imparable y abierta a tu participación. ¿Te sumas? 🙂

Summary

Deja un comentario