Rede de Educación Galega en Transición. Aprendiendo a aprender

por | 15 febrero, 2016

Rede Galega de Educación en transición Red-Acción 2016Escogiendo un colegio cualquiera al azar, no sería difícil encontrarse con que el aburrimiento de muchos alumn@s en clase es el pan de cada día, a pesar de que la infancia es una etapa en la que la curiosidad y las ganas de aprender (supuesta finalidad última de ese colegio y del resto) son manifiestas. Sin embargo y no obstante, muchas experiencias de diferentes sistemas de aprendizaje no dirigido muestran que el interés natural que se va despertando en l@s niñ@s, en sus distintas etapas de desarrollo, suele corresponderse con los contenidos de los libros y currículos de sus escuelas regladas. Entonces ¿por qué en las aulas no muestran esa esperada curiosidad por aprenderlos? El problema fundamental parece no ser tanto los contenidos en sí (que también dan para mucho), como la forma en la que se transmiten.

El saber se ofrece demasiado compartimentado, y el “éxito” o el “fracaso” oficial de l@s estudiantes (medido por las calificaciones) depende de que diferentes contenidos, estancos, se encuentren en su memoria el día del examen. L@s alumn@s habrán de aprenderlos sí o sí (aunque sea repitiendo; es decir, pasando otra vez por el mismo proceso inapropiado). Y un@ puede preguntarse por el grado de racionalidad del diseño de este sistema, un ¿por qué hay que hacerlo así? Porque así está establecido. Bien, pero ¿por qué está establecido así?

Desde un punto de vista macropolítico, la educación debería ser un aspecto especialmente cuidado por cualquier sistema social, de cara a procurar su mejora (como se hace, por ejemplo, en Finlandia). Desde una perspectiva individual, sí parece claro que cada progenitor quiere lo mejor para sus hij@s. Esto nos lleva a la cuestión de si la educación ofrecida en el primer supuesto es la mejor elección para que se dé el segundo. Es decir: ¿es la enseñanza reglada la mejor opción? ¿para quién? ¿es, tan siquiera, una opción apropiada?

Rede de Educación Galega en Transición

A la vista de la gran cantidad de metodologías y opiniones diferentes que engrosan el panorama “educativo” actual, un grupo de personas conscientes y críticas pusieron en marcha, el año pasado, la Rede de Educación Galega en Transición, con el objeto de dotar a Galicia de un espacio en el que investigar y reinventar los procesos de aprendizaje para la infancia.

La idea empezó a materializarse en mayo de 2015, a partir del encuentro de unas 60 personas (familias, profesores del sistema público, educadores sociales y participantes en distintas iniciativas privadas) en el Campus de la Ciudad Universitaria de Pontevedra. Allí dieron nombre a la red y acordaron unos principios básicos. En mayo, se presentó la idea por primera vez en el encuentro Facendo Rede y en septiembre celebraron su primer encuentro oficial en Ernes (Negueira de Muñiz, Lugo).

Respetando las necesidades vitales de l@s niñ@s

La Rede defiende que la educación reglada no sigue un proceso natural, sino impuesto. Reflexionando un qué hay más allá y repensando un cómo podía hacerse de otra forma, basan su labor, fundamentalmente, en un profundo respeto a los ritmos e inquietudes marcados por l@s niñ@s: confían en su interés natural por aprender y tratan de buscar las fórmulas más apropiadas para su desarrollo integral (no solo intelectual, también emocional, moral, psicológico, social…).

El rol de las personas adultas

Su papel fundamental, según la Rede, debería centrarse en crear espacios (físicos y emocionales) en los que l@s niñ@s se sientan libres y segur@s en todo momento y donde poder acompañarles de manera apropiada a lo largo de su proceso de aprendizaje. Así, l@s adult@s no son tanto educador@s como acompañantes que respetan a l@s menores como seres humanos con sentir propio.

A primera vista, todo esto podría imaginarse como un caos en el que l@s niñ@s van a lo suyo y el acompañante/docente solo observa. Nada más lejos de la realidad. Por el contrario, este planteamiento requiere un gran esfuerzo por parte de dich@s acompañantes, puesto que no se reduce a la transmisión y puntuación de unos contenidos dados y estandarizados, sino que requiere encontrar fórmulas que propicien ambientes en los que l@s niñ@s tengan ganas de aprender y desarrollen todo su potencial, y eso implica un proceso permanente de observación y evolución por su parte que no resulta nada fácil.

Escuela inclusiva

Según esta idea, los espacios de aprendizaje deberían ser abiertos, en el sentido de que, bajo el punto de vista de la Rede Galega de Educación en Transición, la responsabilidad del proceso no atañería sólo a l@s progenitor@s o a l@s maestr@s, sino que bien podría implicar a toda la comunidad, enriqueciendo así aún más todo el proceso. Siempre con el acompañamiento de adult@s responsables, el conocimiento de much@s suma más que el de un@s poc@s.

Líneas de actuación

Se articulan en tres ejes. Pretende convertirse en:

  • Punto de encuentro de iniciativas de aprendizaje no homologadas, basadas en las necesidades vitales de l@s niñ@s.
  • Red de apoyo a iniciativas personales de educación de todo tipo, fuera del ámbito escolar.
  • Red de apoyo a personas que comienzan a trabajar respetando los ritmos naturales de l@s alumn@s, dentro de la escuela pública (ya existen, por ejemplo, cientos de “escuelas democráticas” o “no directivas” en todo el mundo, con excelentes resultados, que demuestran que las ideas de la Rede no son algo descabellado, sino todo lo contrario).

Principios y funcionamiento

La Rede se declara como un grupo abierto, flexible y horizontal, basado en el respeto a la diversidad y a las diferentes ideologías (considerando estos aspectos como riqueza, no como obstáculo). Lo importante, como siempre que se busca un objetivo común, es converger en unos principios fundamentales.

Sin un marco definido en el que encuadrarse, se revela como un espacio de trabajo centrado en la investigación continua y el intercambio de experiencias: los distintos proyectos que surjan en cada lugar obtendrán sus propias conclusiones y decidirán cuál es la metodología que consideran más apropiada.

En Galicia, ya existen varios grupos dentro de la Rede abiertos a recibir más participantes, en función sobre todo de su cercanía geográfica. Pero, además, quienes quieran agregarse a esta iniciativa, pueden formar un nuevo grupo en aquellas zonas en las que no exista ninguno o en las que un@ prefiera hacerlo de forma diferente a la aplicada por los ya existentes.

La idea es investigar, observar y compartir las conclusiones para ir encontrando, entre tod@s, las fórmulas más apropiadas. Indagar cuál es la mejor forma de acompañar a l@s niñ@s en su proceso de aprendizaje, respetando su ritmo natural, acompañándoles en sus vivencias emocionales y haciendo que se sientan querid@s y segur@s en todo momento.

 

Ya existen diferentes experiencias alternativas en marcha en todo el mundo, la mayoría de ellas de carácter privado, inaccesibles para los bolsillos de la gran mayoría de la gente y que no dudan en aprovechar quienes pueden permitírselas. Vamos a pensar y a repensar, a deseducarnos y a descubrir cuál es la forma más apropiada de hacer las cosas, de manera que repercuta en el bien de tod@s. Así es como, desde la experiencia particular, se puede repercutir en el nivel macro y llegar, algún día, a un cambio en la sociedad que habrá sido definido, desde la base, por sus propi@s integrantes.

Un pensamiento en “Rede de Educación Galega en Transición. Aprendiendo a aprender

  1. Pingback: Próximo encuentro de la Rede de Educación Galega en Transición en Moaña - Red-Acción

Deja un comentario